EL OBJETO COMO SÍMBOLO DE PODER Y ELABORACIÓN DE LA IMAGEN

Todos tenemos ciertos deseos de poseer objetos que por su valor, reconocimiento de marca o diseño exclusivo, nos lleven a una diferenciación por sensación de poder.

Y creó que no me equivoco si además afirmó que se puede dar en cualquiera de las parcelas de nuestra vida. Joyas, coches, vestuario o complementos en el entorno social, objetos que, a la vez de lujosos puedan ser útiles a nivel profesional. Otros a nivel lúdico como complementos deportivos, vehículos todoterreno o una propiedad en un paraíso tropical.

Comprar ciertas cosas de marcas posicionadas como “lujosas” (aunque esto del lujo como la posición social es muy relativo) nos hacen creer que subimos algún peldaño dentro del orden social. También hay quien por pura comodidad y manteniendo una imagen dentro de la neutralidad, acceden a marcas para no complicarse la vida. Total si puedes pagar algo más por llevar un logo (cada vez más grandes) vas a ir tan guapa o tan guapo como creas que esa marca te favorece y con cierto reconocimiento social. Además, estas marcas, ya se ocupan de tener líneas de temporada, líneas clasico-perennes y de vez en cuando alguna excentricidad medida para que te posiciones como rebelde de acera pulida. Es la democratización del lujo asequible. Porque el verdadero lujo es algo más caro, por decirlo de alguna manera. Cualquiera puede llevar un logo posicionante. Incluso los que creemos que la marca debería pagarnos a nosotros por llevar un logo del tamaño de la prenda u objeto, sucumbimos a esta melosa tentación. Conozco a muchos que dicen no llevar marcas y menos de forma ostensible y luego se plantan una camiseta con el logo de un grupo de música… ¿Y qué es eso sino una marca más?  ¡¡¡Y ojo lo que se puede llegar a pagar por ello!!!

Las distancias dentro del mundo del lujo son abismales. Quizás deberíamos diferenciar varios estatus de lujo ¿por qué? Porque el lujo, o cierto mercado del lujo para ser más exactos, se produce en cadena de montaje. Eso unido a paises que lo producen a más bajo coste,  lo abarata. Y hay otro lujo inalcanzable para la mayoría. Pero sea uno por ser consumible a gran escala, u otro,  por su belleza, símbolo de poder, ricas materias de producción o su exclusividad, nos hacen soñar con que un día seremos poseedores de un cierto grado de poder… Al menos de forma visual.IMG_20150921_145738

Las cosas hay que llevarlas en la medida exacta de nuestras posibilidades… Porque se puede caer en la ordinariez solamente por tener dinero en un momento dado. Y eso a las marcas, y con razón, no les gusta.