Testar la imagen

Para una empresa, persona, servicio o bien. Para lo que sea, hay que saber lo que uno está haciendo. Y preguntarse si, al menos, está transmitiendo aquello que desea. Si alcanzamos las metas. Si lo que quiero es entendido por quien yo quiera que sea entendido. No se trata de hacer cosas por hacer. Ni siquiera hacerlas porque sea “bonito”. Las cosas se hacen en función de una estrategia y cada pregunta tiene una respuesta coherente y con un fin determinado.

¿Puedes responder a todo lo que tiene que ver con la imagen que quieres transmitir?

¿Sabes lo qué quieres?

¿Puedes decirlo en diez palabras?

¿Tienes ese mensaje?

¿Se corresponde ese mensaje con tu logo, forma de vestir, comunicar, con la decoración de tus espacios?

¿Tienes un objetivo?

¿Tu imagen transmite algo concreto?

¿Para alguien en concreto?

¿De ti, de tu empresa?

¿Sabes qué hacer y cómo hacerlo?

¿La actitud y el comportamiento, son adecuados a la imagen?

¿Es creíble lo que transmites?

¿Tienes una posición frente a cualquier cosa o frente a un todo?

¿”Suenas”, “hueles”, tienes un “tacto” tal y como debes ser percibido?

¿Despiertas una emoción en tu público?

¿Eres reconocido por alguna cualidad interesante?

¿Te comunicas adecuadamente a tu entorno?

¿Estás en tu sitio?

¿Sabes dónde estás?

La imagen es trabajar en esto y en otras cosas que pueden surgir a lo largo de  ir cumpliendo con la estrategia. Es muy divertido. Pruébalo. No es lo qué vendes… es cómo lo vendes.

1 Comentario

  1. Pingback: LA IMAGEN DE LAS EMPRESAS DE SERVICIOS – Vida en Sintonía

Comentarios cerrados