Un “jueves por huevos”

Esta vez toca lifestyle puro, intimo y de amigos.

Hoy os traigo un pedacito de mi intimidad.

Hace ya dos meses Antonio apareció con huevos recién cogidos y patatas pequeñas, de esas de guarnición, también recién cosechadas. Nos preguntó que cuánto tiempo hacía qué no comíamos huevos fritos… ¡Ni idea! Parece que los huevos fritos se habían convertido en un manjar de lujo por aquello de la salud, la línea y lo no bien visto.

Él mismo se encargó de hacerlos aquel jueves y desde entonces cada 15 días nos reunimos para cenar huevos fritos con patatas cocidas con variedad de salsas. Cada “jueves por huevos” (así se llama esta cena) uno de nosotros se encarga de hacer el manjar. Nada de usos sociales, ni protocolos que valgan. Tres amigos de hace ya más de 30 años, huevos, patatas, pan y risas… ¡Ah! y competición por supuesto. A ninguno nos gusta hacer el peor huevo.

Pero anoche se desmadró. Cuando llega José, lo hace con un caldo gallego y caviar ruso (a mí no me gusta nada el pescado, pero el caviar me priva. Uno que nació “fisno”), cortesía de Mayte y Vero respectivamente. Ni que decir tiene que los huevos los freímos con protector estomacal.

Otras cosas de los “jueves por huevos” es que hay que innovar un poco cada vez. Por recomendación de Belén, una amiga turolense que estuvo por aquí, pochamos cebollas para añadir a los huevos. ¡Idea estupenda! Anoche cociné yo y hubo aplausos y “vivas” por los huevos, el caldo y el caviar. Otra cosa es que el nombre de la cena es ese porque sí o sí, se hace. Nos veamos o no antes o después.

Y por votación se decidió que lo publicaríamos aquí. Como homenaje a la amistad incondicional. Homenaje también a la reunión social de amigos sin presiones. Ya habrá momentos de comportarnos como se espera de nosotros. Fotos a saco, sin preparar. Así es y así lo hacemos.

P1170505 P1170506 P1170507IMG-20150925-WA0004IMG-20150925-WA0003IMG-20150925-WA0006IMG-20150925-WA0002