OTOÑO Y CAÍDA DE CABELLO

IMG-20151017-WA0003

Que el cabello sufre un aumento de la caída en otoño es evidente. Parece ser además que este proceso natural se produce cada vez antes, hacia el final del verano (final de agosto principios de septiembre).
Este proceso, que se produce también en primavera, no tendría más importancia si sabemos que esos cabellos perdidos, en su mayoría, se repondrán en poco tiempo. Pero ahí esta la clave “en su mayoría”. Cada vez que se sufre una aumento de la renovación del cabello y por tanto una pérdida más abultada de lo normal, siempre hay algún pelito que se perderá definitivamente. Algunos no van a renovarse más. Si este evento se da dos veces al año, quizás se puede pensar que cuantos menos se pierdan (aunque repetimos que se renovarán en su mayoría) mejor.
Para conseguir que la pérdida definitiva afecte a menos cabellos lo ideal es comenzar un tratamiento justo unos días antes de los cambios de estación en los que la caída es más evidente. Este tratamiento se ha de mantener durante los tres meses aproximados que dura cada estación (primavera y otoño).
Y por último, ya sabéis que me gusta siempre que las cosas sean buenas por lo que son y por cómo se pueden hacer, estos tratamientos suelen ser en ampollas o cosméticos líquidos que se aplican de forma local en la cabeza, lo mejor es que te los aplique alguien con un relajante masajito de unos minutos. Casi todo es mejor en compañía.