ATRACTIVAS A PARTIR DE LOS 50

ASESORÍA DE BELLEZA


GUSTAR A CUALQUIER EDAD

¿Pero qué pasa? Veo muchas mujeres que pasando los 50, incluso algunas más cuando se acercan o andan por los 60 parece que toda su imagen se basa en el cabello. Todas tienen sus tratamientos de belleza. Todas tienen su tocador con sus cremas de día y de noche. Pero las veo con dudas, muchas dudas. Con expresiones del tipo “quiero un cambio, pero sin cambiar” (¿?)… “quiero pelo largo pero descargado, que no me dé mucho volumen” … “Rubia, pero no como las demás” … Frases desconcertantes.

Es muy comprensible que todo va cambiando. Que lo saben mejor de lo que lo vemos los demás. Pero lo que no termino de comprender es esa falta de decisión hacia un cambio que obviamente desean pero que alguna “fuerza interior” no se lo permite…

Sin entrar a polemizar, cada vez que escucho aquello de “yo me arreglo para mí, para sentirme bien yo” no me lo creo al cien por cien. Que encontrarse bien a si mismo es importante, estoy de acuerdo. Que sea el único “motor”, no. No me lo creo. Y para mí la explicación es muy sencilla: a todos nos gusta gustar y que nos elijan. Pero ¿a quién tenemos que gustar? ¿A quién queremos gustar? Creo que estas crisis de mujeres que son muy atractivas llegan justo cuando los hijos ya son independientes. Cuando sorprender a la pareja parece casi imposible. ¿Qué miedos hay detrás? Queremos ser la mejor opción. Yo quiero ser la mejor opción.

Creo de verdad que no hay que perder la ilusión de gustar a alguien. Eso te hace sentir más atractivo. Eso es un estímulo cada mañana.

Si piensas que tu pareja ya no se fija tanto en ti… quizás un vecino, una amiga, alguien con quien te cruzas… ¡qué sé yo! Alguien seguro se fija en ti. Aunque sea de forma anónima. Si John Lennon decía “Every man has a woman who loves him” (Todo hombre tiene una mujer que lo ama), yo digo que a la frase se la puede dar la vuelta y es también válida para las mujeres.

A ver, que soy consciente de la vida de muchas de vosotras… quizás es injusto y por muy injusto que sea es así, terminas de atender adolescentes y empiezas a cuidar de padres… pues aun así hay que estar como para gustarse a uno mismo y a otros… y hablo de gustar. No sólo de parecer arreglado y aseado. Hablo de gustar sexualmente. Sí. Aunque no sea para culminar cosa alguna. Vale ya lo he escrito y no voy a borrarlo.

El maquillaje de hace 10 años ya no sirve. Actualízalo. Alarga un milímetro ascendente el “eye liner”.

Hay que aumentar el tono de labios.

Los cabellos con mechas, teñidos o no, o con algunas mechas, los cortes actualizados (el cabello es una de las cosas que mejor se adaptan).

Sin resultar “demasiado atrevidas” y guardando cierto decoro para no llegar a querer tener de nuevo 20 años, entra a por alguna prenda a tiendas de jovencitas. Es posible que no puedas llevar faldas muy cortas o leggins, pero algo atrevido en la parte superior es más fácil.

Nada de ropa interior estándar de tienda de abuela. Buenos sujetadores y si hace falta relleno, ¡con relleno!

Es una cuestión de actitud. Quizás no quieras una aventura… pero como le decías a tu hijo, “ponte calzoncillos limpios por si pasa algo”, ponte tú sexy por lo que pueda pasar.

Asesoría de belleza, asesoría de imagen.