EL PROCESO DE ASESORÍA DE IMAGEN

Como cualquier proceso de diseño la asesoría de imagen conlleva unas pautas de acción. Es por dónde se empieza.


 

El primer paso es:

IDENTIFICAR LA NECESIDAD

Aunque en principio no suele ser la parte más complicada, suele ser en muchas ocasiones “superficial”. Todos vemos a diario en programas de televisión, personas que, digamos, son guapas, modernas, visten a la última y resultan de un atractivo envidiable. Hasta que “abren la boca”. Estos personajes son imitados con facilidad creándonos una imagen, probablemente, acorde a esa pretendida belleza. Pero el éxito (me refiero a algo duradero e identificable) llegará en un nivel más alto: el de la comunicación. Por tanto, estaríamos hablando de belleza conseguida, pero habilidades sociales y comunicativas nulas. Sería una necesidad para completar, modificar o crear.

Si tuviésemos que señalar alguna de estas necesidades podríamos tener algo parecido a esta:

  • Necesidad de belleza
  • Necesidad de comunicación
  • Necesidad de usos sociales adecuados
  • Habilidades sociales
  • Proyección personal
  • Destacar
  • Pasar desapercibido
  • “Venderse” adecuadamente
  • Imagen pública adecuada
  • Obtención de un estilo propio
  • Proyección de valores y cualidades
  • Encajar en el entorno
  • Etc.

Los asesores de imagen disponen de herramientas para averiguar las necesidades reales de los clientes. Esta herramienta tiene como “efecto secundario” que ayuda a terminar de conocerse uno a si mismo.

En un segundo término tendríamos que:

CREAR LA IDEA GENERAL. EL “BOCETO” DE DISEÑO.

A través de plantillas, formularios e identificación de lo que sirve y lo que hay que cambiar, se establece un “boceto” que abarca todas las propuestas que se van a presentar. En todos los aspectos de la imagen o en los solicitados. Incluye las correcciones visuales necesarias y las de imagen interna.

La presentación al cliente y su posterior aprobación nos lleva al tercer paso:

LA PRODUCCIÓN EJECUTIVA

Dicho de otro modo: se comienzan a realizar sobre el cliente todos los procesos:

  • Cabello
  • Estética
  • Shopping
  • Complementos
  • Entrenamientos de comunicación
  • Entrenamientos de usos sociales
  • Entrenamientos de actitudes en general

Aún se puede establecer un cuarto protocolo que sería:

VERIFICACIÓN DEL ESTADO Y CONSECUCIÓN DE OBJETIVOS

Comprobar que los resultados son los planificados.

Este último proceso indica también el nivel de satisfacción del cliente y las posibles rectificaciones para, en caso necesario, volver a cualquiera de los pasos anteriores.