IMAGEN PARA ADOLESCENTES 2. EL MAQUILLAJE

Asesoría de bellezaNunca estamos tan “luminosos” como en la adolescencia. Los ojos chispean llenos de vida y alegría, los labios tienen un color vibrante y la piel parece querer explotar de luz y color. Todo esto a pesar de los “granitos” que a veces tanto amargan algún que otro día. Pero todo pasa, para lo bueno y para lo malo.

Las chicas empiezan a investigar sobre los colores en sus propios rasgos. Se atreven con lo que no osarán ya nunca más. Me parece que llenan los espacios públicos de color. Me encanta. Cierto es que en ocasiones se maquillan en exceso. No entienden que no lo necesitan, sin embargo, allá que van. Casi siempre empiezan con un simple “eye liner” y desde ahí van subiendo el tono de los parpados y poco más tarde los labios.

Desde mi punto de vista esa, en ocasiones, exagerada forma de maquillarse es útil. Porque se descubren sus rasgos. Acentúan todo. Cosa que no sé por qué luego te recomiendan que vayas midiendo (me refiero a acentuar todo). Si maquillas mucho los ojos, no lo hagas con los labios. ¿Por qué? No lo entenderé nunca. Me parece que son consejos de quienes no quieren competencia cerca. Pero bueno, este es otro tema.

Imagen personal para adolescentes

Pretender que las adolescentes se hagan correcciones mediante el maquillaje, me parece innecesario, además de correr el riesgo de que lo hagan cuando no deben. Todo lo que se ve en internet sobre maquillaje es de lo más visitado por ellas. Hecho muchas veces por otras chicas de edades muy aproximadas a las de ellas. No voy a dar consejo alguno sobre correcciones. Únicamente que hay que saber cuándo se pueden hacer y para esto basta la regla general: nunca de día.

Soy uno de los que siempre que veo uno, entro a los nuevos templos del maquillaje a mirar, observar y descubrir. Esas tiendas con precios adecuados a las chicas jóvenes. Son realmente inspiradores y a salvo de las “modas-tendencias” que tanto coartan al resto de las mujeres. La adolescencia es atrevida, creativa, rebelde y segura. Deberíamos copiarnos de nuestra pasada juventud y dejar atrás complejos de la edad.

Decía pues, que cuando somos adolescentes es cuando menos necesitamos y más tratamos de darnos (maquillaje). Lo único que me puede preocupar es cómo los comparten. Hay que extremar la higiene. Comprendo que se compra más y más barato en colectivo. Pero todo lo que toca o se acerca a zonas como ojos y labios tiene que ser seguro. Para los labios es mejor “rayar” el lápiz de labios (pintalabios) sobre una pletina y desde ahí aplicarlo con un pincel propio. Además, esto permite que los pintalabios se puedan mezclar y así conseguir una gama de colores muy rica con pocos lápices de labios.

 

¿Tienes que ponerte cremas y bases? Me atrevo a decir que, en general, no. Pero eso siempre lo puedes preguntar en los sitios que compras. Asesórate sobre tu tipo de piel y usa lo adecuado.

Y para evitar problemas futuros como alergias o intolerancias a los colorantes, siempre desmaquíllate antes de dormir ¡¡¡siempre!!!

Y una cosa más, es que de verdad sois guapas en esta etapa de la vida. Si no te plantean problemas en casa, maquíllate. Si te ponen pegas piensa que nunca vas a tener esa luminosidad en la vida. No pasa nada por hacerlo de manera más discreta.

Más sobre tema imagen adolescentes