DEBATE POLÍTICO E IMAGEN A3

Parecen detalles sin importancia, pero condicionan nuestra percepción.


Nadie en su sano juicio se presenta a un debate sin preparar. Los consejos de naturalidad y espontaneidad, no tienen sentido.
Hay que preparar hasta los chistes.

 

Debido a la gran expectación que está levantando el debate electoral que se retransmitirá en A3 Media, lunes 7 de diciembre de 2015, mucha gente me pregunta sobre la importancia o no de la situación de los candidatos, turnos de palabra e imagen en general.

Este formato que se nos presenta es novedoso y ha generado controversia por la falta de asistencia de Rajoy. Desde mi punto de vista se equivoca al no hacerlo. Pero esas son cuestiones más políticas que de imagen que es lo que a mí más me interesa.

Me preguntan si de verdad, el tamaño de la mesa o su altura importan. Sí importa. Muchas de las cosas que se van a percibir van a escapar a la racionalidad. Simplemente se van a percibir de manera inconsciente generando un simple “estuvo bien, mal o regular”. Un “te compro” o “no te compro”. No va a ser por el color de traje. Va a ser porque de alguna manera lo que me dices es creíble de alguien que se viste así. Mejor dicho, de quien tiene un aspecto general determinado para decir eso que me cuentas.

Es por eso que ciertos aspectos, que no se van a dar en este debate, si tenían importancia en los anteriores. Estar sentado muy por debajo de la línea de la mesa te hará parecer pequeño, humilde, perdedor, etc. Cuestiones por otro lado y siendo retorcido, que se pueden contemplar y quizás te hagan obtener alguna ventaja, siempre en función del mensaje. Siempre me acuerdo del debate en el que Pedro Solbes apareció con un ojo prácticamente cerrado… ¿quién no va a creer a alguien con un problema físico?… O Rajoy buscando el cronómetro en otro debate. Si lo hubiese tenido enfrente, no habría tenido que desviar la atención…  en fin, cosas del pasado pero que no han de escaparse.

Si la mesa te queda muy baja y te mantienes erguido, transmitas bastante autoridad, seguridad y el estar “por encima de” siempre, repito, del mensaje con el que te presentes. En este debate todos de pie. En atriles, eso condicionará de la misma forma. No va a igualar a los candidatos como parecen pretender, cosa que se puede hacer con mesas y sillas regulables. Así que plantillas elevadoras dentro de los zapatos (casi me da risa, pero, yo lo haría), y nada de zapatos planos.

El “tiro de cámara” también supone un punto de vista respecto al telespectador. Según sea este más o menos enfrentado, “picado” o “contrapicado” tendremos una sensación de estar “por encima de”, “al servicio de”, “seguridad” o cualquier cosa que sea acorde con… ¡¡¡Exacto!!!: “EL MENSAJE”. Igual que un plano que llene la pantalla del televisor o no, influirá de forma inconsciente en los que veamos ese acto.

No hay imagen coherente si no está en función de un mensaje. El color de la corbata, chaqueta, pañuelo, blusas o camisas, faldas y su tamaño, etc. No dicen por si mismos nada. Simplemente te gustará o no. Pero eso dará pocos votos.

En este próximo debate, se dice que Soraya Sáenz, llevará ventaja por su posición (en el extremo derecho de la pantalla). Esa ventaja se debe a nuestra forma de observar. Observamos de izquierda a derecha, igual que escribimos y leemos, y por esto la vista tiende a hacer una pequeña “parada” en ese punto. Con eso se consigue centrar una mejor atención en quien ocupa ese puesto. Si encima se eleva todo lo posible (tacones) tendrá una posición de “supremacía”.

Espero que estos sencillos ejemplos sirvan para entender ciertas cosas que parecen no tener importancia pero que resultan vitales. De esto va la asesoría de imagen.