DEFINITIVAMENTE ”MARCA” (LA DIFERENCIA)

TU IMAGEN DE MARCA ES DIFERENTE Y UNICA

La imagen de las marcas, son un conjunto de estrategias y rasgos que provocan “algo”. Normalmente una acción. Se hace para salir y para llegar y hablo de marca en general, tanto personal como empresarial.

Si lees en cualquier parte sobre esto, rápidamente sale la clave: elegir las palabras. Para seguido añadir que se hace para obtener la respuesta a: ¿Por qué tú? ¿Por qué tú eres la mejor opción? ¿Por qué te compro?

Parece un ejercicio fácil. Por mi experiencia sé que no lo es. Sin la herramienta adecuada es complicado. Tendemos a usar palabras que usan mucha gente. Palabras por las que todo el mundo “elegible” siente una tremenda disposición. Eso es lo que hace que no se diferencien en lo que ofrecen, más lejos del producto o servicio, unas de otras. Aquí llega la “no diferenciación”.

Todo el mundo conocemos a algún profesional al cual se lo recomendaríamos a alguien y usamos expresiones del tipo “es buen profesional” o “sabe lo que hace” también por dónde está (geográficamente) en fin lo que dice todo el mundo de las personas en las que confiamos. Pero cuando se trata de abrirte camino fuera de ese entorno, ¿vas a decir lo mismo? ¿dices lo que dice todo el mundo de su empresa? En un alto porcentaje sí. Decimos lo mismo. Sin embargo, todos queremos diferenciarnos de la competencia.

Se hace mucho hincapié en los “elevator speech” para definir en pocas palabras lo que hacemos. Desde mi punto de vista esta técnica es “LA TÉCNICA” pero llevada a cualquier ámbito. Hacerla llegar a cada uno de los sentidos de mi interlocutor. Pero volvemos al principio: las palabras suelen ser las mismas. Entonces es cuando somos comunes.

El “yo soy como soy” es el mayor error salvo que seas extraordinariamente identificable por eso. Porque tú eres como eres en una amplia variedad de circunstancias. Y se trata de encontrar aquella que sirve para tus fines y trasladarla al contexto en el cual quieres ser percibido de una manera concreta. Pero seguimos sin “la palabra”.

La palabra (o palabras) son concretas y tuyas (dichas por ti) para obtener otra cualidad asociada a la imagen la coherencia.

 

¿QUÉ ES LA COHERENCIA DE IMAGEN?

 

La coherencia de imagen es la más absoluta relación entre la imagen externa e interna en función del mensaje a transmitir.

El error que más se da en este sentido es el uso de varias cualidades representadas en una sola imagen a través de los códigos iconológicos.

Me explico. Cuando tenemos el mensaje tratamos de trasladarlo a la imagen externa en primer lugar. Esto, que se suele hacer abusando de los códigos de colores, nos lleva a explicar de forma “farrullera” el porqué de cada uno de los colores. Eso lo que demuestra es la falta de un mensaje conciso. Veamos un ejemplo:

Pregunta: ¿qué quieres mostrar? (como si fuese tan fácil definir esto en una o pocas palabras para los comunes de los mortales)

Respuesta: Simpático, trabajador, profesional, moderno, dinámico y serio. (típica respuesta `por no usar herramientas adecuadas para obtener cualidades para proyectar)

Solución “barata” e ineficaz:

  • Profesional serio: traje azul marino con corbata. (Pero ¿Todos los profesionales se distinguen por usar traje sea cual sea su profesión?)
  • Moderno: vamos a poner unas pulseras de colores que venden en “la x” y una camisa “rosa cuarzo” (Color del año 2016)
  • Dinámico: Un reloj deportivo tamaño tartera, pero de color naranja por lo de “simpático” y de marca cara para que se note quien es un triunfador.

¿Te imaginas ir dando todas estas explicaciones? ¡No quiero ni pensarlo!

Un “toque” moderno por aquí, un toque rebelde por allá, esta corbata para un toque serio y, si no es una imagen disruptiva o de diseño yuxtapuesto, el resultado puede ser “bonito” pero no transmitir más que eso “que chico tan moderno, rebelde y como rompe con esa corbata”

Es posible que exagere… pero solo un poco… muy poco. He formado muchos asesores de imagen y sé que quitar esta idea de la cabeza es harto complicado.

Pero bueno, “en toda la vida de Dios” no se ha hecho eso y las empresas y las personas triunfaban… sí. Claro… el problema ahora es la saturación de información que cada día nos llega de todo el mundo y en tiempo real. La s cosas pasan ya. Ahora. Y si no eres diferenciable, noticiable o no estás en todo el mundo a la vez, no eres una buena opción. Por muy buen profesional que seas en tu campo.

Si BMW vendiera coches, estaría al mismo nivel de todos los coches de gamas, digamos, medias y altas. Pero cuando BMW te vende “¿Te gusta conducir?” ya se ha posicionado en otro nivel. Y7 eso es lo que yo espero del sitio que he elegido para consumir, del servicio que quiero, o de la persona (profesionalmente o socialmente) con la que estoy. Por esto tiene mucha importancia lo que llamamos “marca personal” o “personal Brand”, llámalo como quieras, el fin es el mismo.

La idea central es el mensaje. Compuesto por las palabras clave. Teniendo esto ya tienes un criterio para saber cómo lo vas a “envolver”. Me remito a una frase de Joaquín Sabina: “si todo el mundo fuese ciego, dime a cuánta gente impresionarías”. No eres diferente porque solamente lo digas. Eres diferente porque dices cosas diferentes, las dices con lenguaje propio, además, ¡¡¡importante!!!, las haces, de otra manera… y cuando te miro, te huelo, te saludo… cuando te percibo a fin de cuentas, veo que realmente alguien así hace las cosas como nadie más las hace.