CONSEJOS PARA ARREGLOS DEL CABELLO EN CASA

¡¡¡Socorro!!! ¡¡¡Mi pelo…!!! ¡¡¡ayuda con mi cabello!!! Son expresiones que se encuentran todos los días porque has hecho algo con tu cabello que no ha dado el resultado esperado.
De todas las cosas que puedes hacerte en casa, los arreglos del cabello son los que peor solución tienen. Muchas veces la operación es irreversible en el cabello.

Algunos consejos sobre las precauciones que has de tener a la hora de un cambio de color, corte o textura en casa.


 

Color en casaUno de los errores más comunes es que el cabello teñido se puede aclarar poniendo un tinte más claro. Pues no. Aquí se aplica la famosa frase “un tinte no aclara a otro tinte”. La única solución es “decapar” es decir decolorar un pigmento que ya es artificial. Una forma de arreglar esto es progresivamente… aplicando un color ½ tono más claro cada vez que te tiñas el pelo y sin pasarlo a puntas para que estas, vayan perdiendo color por los sucesivos lavados y por la decoloración ambiental. Otra solución es hacerte mechas así conseguirás, además, un efecto más luminoso. Siempre se harán con decolorante.

Para igualar mi tono pongo un color negro. ¡¡¡Nunca si no quieres negro!!! Probablemente tu color no sea negro. Es un error pensar que un color oscuro es negro. Además del lio que es ponerte un negro, luego este tono es muy difícil de modificar. Es difícil de decolorar y te quita muchas opciones de un cambio futuro. Incluso si hace mucho tiempo que te lo aplicaste, seguirá siendo un problema hasta que el cabello sea cortado por completo en las zonas donde pusiste negro. En el caso más extremo (que quieras igualar unas mechas muy decoloradas, por ejemplo) usa un castaño oscuro (normalmente número 3 en las nomenclaturas de casi todas las marcas), que ya es bastante oscuro, pero sin los problemas del negro.

Los rojos. Tienes que pensar muy bien antes de darte un rojizo en el cabello, porque al igual que el negro, luego son tonos muy difíciles de modificar.

 

 

HAZTELO EN CASADecoloración total o completa. Esta es una de las operaciones de cambio de color más complicadas de cambio de color. Hasta para los peluqueros es complicado. Depende de las longitudes para tener un resultado aceptable. La mayoría de las veces es un proceso progresivo, es decir, se hace en varias sesiones. Decoloras una vez tras otra hasta conseguir el tono deseado. Si el cabello es muy corto (máximo tres centímetros) se hace todo a la vez. Pero si s largo o muy largo conlleva un proceso largo tedioso y que debe ser ejecutado primero en las puntas y medios y más tarde en las raíces. Hay que decir que la decoloración no es un proceso como el de la tintura. La decoloración se deja puesta hasta que se van consiguiendo los aclarados. Se determina el tono “a la vista”, es decir, se va mirando. Mi recomendación es que este proceso sea realizado por profesionales y además con experiencia contrastada. El mayor peligro es que se rompa el cabello, y el menor es que te quede a colorines. Además, el resultado final puede depender del uso de un “matizador”, cuestión que también debe ser manejada por un profesional para no tener un resultado de difícil solución.

Hay que elegir muy bien en todos los casos de coloración los volúmenes de agua oxigenada que se van a usar en cada uno de los procesos. Algunas te pueden dañar el cuero cabelludo produciendo irritaciones. De la misma manera el tipo de coloración en función del resultado que quieras.

De los cambios de forma (rizados y alisados químicos o permanentes) también hay que hablar de sus peligros. Para realizarlos se “descompone” la queratina del cabello y luego se fija (recompone) químicamente con la nueva forma, tanto liso como rizado. Por tanto, es mejor no jugar tampoco a esto. Piensa que, si descompones el cabello más de la cuenta, luego su reconstrucción puede no ser llevada a cabo y el resultado será la rotura del tallo capilar. Las queratinas alisadoras son más fáciles de tratar. Únicamente hay que seguir meticulosamente las instrucciones. Pero la mayoría son progresivas, consiguiendo alisados del 70 u 80 % en la primera aplicación. La ventaja es que el cabello queda muy sedoso, sin encrespamiento y fácil de alisar simplemente con aire de secador.

 

P1180179

 

 

Los cortes a máquina. Las nuevas modas en cortes de hombre animan a comprar una maquinilla eléctrica y hacerlo en casa. Por fácil que parezca se nota mucho cuando se hace en casa. Se ve todos los días por las calles. Pasa un uno o un dos y dejas lo demás largo. Las curvas que se aprecian son espantosas. Hay que separar muy bien el cabello que se va a hacer con máquina y el que se va a dejar largo. Aun así, hay que hacer una disminución de contornos. Si no se hace queda un “tocho” en las patillas, nuca y cambio de zona de corto a largo. Esas disminuciones se hacen a tijera o con navaja ya que las maquinillas pasan de un número a otro en escalas muy diferenciadas y esto hace que se noten los cambios en forma de escalones de una longitud a otra. Pasa la maquina en todas direcciones, no solo de abajo a arriba. Los remolinos pueden hacer que las maquinas no cojan a la misma altura los cabellos dejando un resultado de parches en la cabeza.

¿Tienes alguna duda? Consúltame en los comentarios del post.

Mira También:

Cortes que no se peinan

Imagen

Tu color perfecto