UNA PALABRA DEFINE UNA IMAGEN

Si una imagen vale más que mil palabras, también una palabra tiene la capacidad de definir una imagen.


Asesoría de imagenTodos los días vemos “logos” de marcas cuyo principal fin es ser reconocido… salvo los más visionarios, los más grandes que quieren que su logo sea una imagen asociada a un estado emocional o una palabra de contenido emocional que defina a la empresa. Los demás se quedan en que sea algo “guay”, con “onda”. ¿Y si buscas y encuentras el ¡GUAU! en vez del “guay”?

Basado en las leyes de la publicidad, siempre me quedo con una frase de Marçal Moliner: “sabes que tu anuncio en TV (hoy día en cualquier medio) es bueno, si no te enteras de qué va el siguiente”. Es decir, cuando te quedas enganchado en ese anuncio, pensando sobre él. Os animo a comprobarlo. Para mí la imagen es eso. Es destacar de una forma tan contundente que no sepas qué ocurre alrededor. Si veo un “logo” asociado a algo (palabra, emoción, etc.) es muy probable que me quede centrado en él.

En imagen personal, busco exactamente lo mismo. Es probable que por esta razón considere la moda como una herramienta más y no como una solución a la imagen personal. Todo, claro está, en función siempre de los objetivos del cliente. Es un nivel de exigencia muy alto. Pensar qué va a ser “eso” que va a llamar tanto la atención del subconsciente de los demás como para dejarlo con la boca abierta pensando es muy difícil. Es mi reto.

Disney o su logo, enseguida te refieren a una emoción.

Harley Davidson también.

BMW sobre las sensaciones del conducir más que sobre un coche con mil siglas.

Coca Cola no dice nada sobre refrescos.

¿Has ido a algún concierto de The Rolling Stones, AC/DC o los casi hoy desconocidos Inhumanos? ¿Vas solamente a escuchar música o a salir con ganas de comerte el mundo?

“Palabra” para saber dónde has de dirigir las acciones para imagen. ¡Te doy mi palabra!