¿ESTILO O ESTILO PROPIO? ¿DRESS CODE?

Lo correcto, no es siempre lo adecuado.


Trabajo y diversión (2)Viste con estilo, cortes con estilo, sandalias con estilo… pero, ¿qué es el estilo?

El estilo es algo tan subjetivo que tiene una enorme dependencia del momento, lugar o contexto en el que apareces. Es tan subjetivo que para cada persona debería ser una seña de identidad, lo que lo convierte en estilo propio. No hay “estilo”. Es más bien “tú estilo” lo que llevar adelante te convierte en estilosa.

Los tópicos están bien para los comunes. Es una forma segura de no fallar. Pero eso no te destaca. Si quieres pasar desapercibido y tener una imagen “correcta” es fácil. Cíñete a la regla. Pero si buscas destacar, tener un estilo propio, diferenciarte, tendrás que salir de la ruta.

El estilo lo marca un sector de la sociedad. El estilo propio se lo muestras tú a la sociedad.

Que haya momentos en los que lo “correcto” sea un traje que cumpla con todos los criterios establecidos sobre cómo ha de llevarse un traje, no quiere decir que ese traje sea para todo.

Lo peor de la situación es que esto se enseña. Se capacita a la gente por su capacidad de memorizar los estilos en vez de aprender a diseñar estilos propios. Cada cual el suyo. Cada cual vistiendo para su objetivo personal, social o profesional. Para etiquetar lo fácil es memorizar. Para pasar desapercibido lo mejor es etiquetar. Parece que todo el mundo lo que buscamos es ser ejecutivo de empresa y llevar un traje de chaqueta. Triste.

Hay miles de estilos que están “libres”. Miles de estilos que están pendientes de tener alguien que los haga propios.

Asesoría de imagen www.vidaensintonia.com

Conozco los estilos en los que se encuadra a la gente o se pretende hacerlos encuadrar. Para muchas personas es la solución, para otras no.

Millones de personas que, sacar los pies del tiesto, los convertirá en una opción fresca y diferente. ¡Cuánto daño está haciendo el personal branding de etiqueta y estandarizado! Y todo por falta de profundización en los deseos y objetivos de cada uno de nosotros.

Lo correcto, no es siempre lo adecuado.