LA CONFUSIÓN DE LA LATA

Mi opinión sobre las nuevas latas de Coca Cola se resume en una sola palabra: “confusión”


Y llegó el día. Llego el día que se cumplieron mis pronósticos. Discutía con una colega del lifestyle sobre el nuevo diseño de las latas de Coca Cola, ella obsesionada con que es un diseño español, yo, con que crearía confusión.

El diseño, si cumple algo más que ser “bonito”, si cumple una utilidad, es cuando alcanza realmente su funcionalidad plena. Bonito, espectacular, resultón… todo lo que quieras más… ¡¡¡utilidad!!! Soy un incondicional del diseño.

Al coger del lineal dos packs de latas, cuando llego a la caja a facturar, es cuando algo llama la atención de mi madre. Al meter las latas en la bolsa me pregunta por qué hay unas latas con rayas doradas. ¿Rayas doradas? ¿Qué rayas doradas? Efectivamente había un pack con latas que tenían una raya dorada. Una insignificante raya dorada entre los colores del envase. A renglón seguido pido a la cajera que me las quite de la cuenta… -Se las puedo cambiar por las que desee- me dice amablemente. Cuando veo la cantidad de gente que hace cola tras nosotros, me reafirmo y digo que no. Gracias, pero no. Vuelta atrás, refacturación, anulación y posterior confirmación del tique. Una faena total.

Se me vino a la cabeza mi discusión con mi colega. 1-0 pensé. Pero, aun así, no conforme, y como no soy comprador habitual de estos refrescos, quiero admitir mi despiste. Seguido, y como ha pasado mucho tiempo desde aquella conversación sobre diseño de latas, quiero saber si solo me ha pasado a mí. Consulta a internet, y ¡bingo! El diseño es confuso para mucha gente. Hay que pararse en el lineal de los supermercados para saber que coges lo que quieres tomar. Para los hosteleros, mismo problema. Les supone una mayor dedicación comprobar las existencias de cada tipo de bebida. Perdida de tiempo. Justo lo que fue mi frase hace poco más de un año: quizás Coca Cola quiere que estemos más tiempo frente a sus bebidas; con lo cual, el diseño es perfecto.

Más allá de las pretensiones y justificaciones del cambio de diseño. Más allá de lo que se pretendía, produce, confusión. Orgulloso de que sea una española la creadora del nuevo diseño. Pero tiene la peor de las carencias: la utilidad.

En la imagen puedes jugar a “las 8 diferencias”

nuevo envase coca-cola

manuel-sevillano-2